Nosotros nos quedamos en el Dream House por 13000 kyats la habitación doble con baño compartido, toallas y desayuno de fruta, café o té más un plato cocinado distinto cada día, muy bueno. Tiene restaurante con lo que puedes comer y cenar a precios aceptables y sin ser una comida aceitosa, algo inusual en Myanmar. Además está muy bien ubicado, a menos de 10 minutos de la playa.