Lo primero que has de saber de esta bonita ciudad es que su nombre está compuesto por sus dos grandes barrios: Buda y Pest. De hecho, en un primer momento se iba a llamar Pestbuda pero finalmente quedó como Budapest. Esta ciudad se puede visitar perfectamente en dos días, es ideal para un fin de semana. Y ahora detallamos los puntos destacados de la ciudad:

  • Recorre las calles del que fuera el último gueto de Europa. Aun podrás ver vestigios de una época pasada aunque ya nada tiene que ver con aquellos tiempos.
  • Haz un free tour. Seguramente sepas cómo funcionan pero te lo resumimos: recorrerás puntos turísticos con un guía (normalmente estudiantes Erasmus) que te irá contando la historias de cada lugar y al finalizar, le puedes dar el dinero que creas conveniente sin estar obligado a nada.

    Apuntarse a un free tour por Budapest

  • Budapest es una de las ciudades construidas en torno al Danubio. Camina por su ribera para ver todos sus puentes.
  • Visita la plaza con el monumento a los soviéticos caídos y al otro lado, monumento de la invasión nazi (caídos por la invasión alemana). Esto merece ser explicado con detalle...
  • La Basílica de St. Stephen\'s (Budapest) es una de las visitas obligadas para todo turista. En su cripta aguarda una sorpresa...
  • Contemplar el Parlamento húngaro desde distintos puntos. De cerca para observar su altura, sus escudos y sus ventanales. Desde Buda para poder apreciar la enormidad. Desde el otro lado del Danubio para poder verlo reflejado en sus aguas. De noche para contemplar su iluminación.
  • Subir a la colina de Buda para pasear por sus empedradas calles, ver sus históricos edificios y contemplar las vistas del resto de la ciudad, incluido el Parlamento.
  • En una de esas bonitas calles de Buda está la pastelería más antigua del mundo. Desde 1827 de sus cocinas salen dulces que hacen las delicias de sus visitantes.
  • Y en las profundidades de la colina aguarda un antiguo hospital clandestino usado durante las dos guerras mundiales. Entra en sus galerías para ver cómo funcionaba.
  • La capital húngara es famosa por sus baños termales. Disfruta de sus aguas calientes tanto de día como de fiesta nocturna.
  • Tómate algo de día o de noche en los singulares Bares en Ruina de Budapest. Se trata de antiguos edificios abandonados recuperados como bares únicos.