Kandy, la ciudad de las pastelerías, no requiere mucho tiempo para verla. Un día o una tarde bastará para pasear y formar parte de su bulliciosa vida central, a no ser que tengas tiempo para relajarte en sus pacífica periferia. Vamos primero con las actividades gratuitas para seguir con las de pago.

Nuestra recomendación de alojamiento económico en Kandy, ideal para relajarse

Consultar traslados a Kandy desde Colombo, Sigiriya, Nuwara Eliya...

Paseo por el lago

Podrás dar un paseo o la vuelta entera a este bonito lago que domina la ciudad. Es un paseo relajante, especialmente en la parte norte del mismo donde no pasan coches. Además irás pegado a los jardines del Templo del Diente del Buda que explicamos más abajo. La vuelta entera te puede llevar más de 30 minutos.

Lago de Kandy
Lago de Kandy

Bakeries

El plan perfecto para hacer un alto en el camino. Kandy está llena de tiendas donde comprar dulces y bollos. Es la herencia que dejaron los ingleses en su colonización. Son sitios con un precio asequible y donde podrás comer productos dulces artesanales, cosa difícil en el sudeste asiático.

Pasear y comprar en sus calles comerciales

Existen dos zonas principales en cuanto a comercios se refiere. Cerca de la estación de trenes, de donde saldrás hacia las Tierras Altas en tren, hay un mercado donde encontrarás tiendas textiles, de tés, carnicerías, verdulerías... Con pocas de ellas dedicadas al turismo. La zona de las carnicerías es la más interesante donde podrás ver animales enteros que van despiezando con grandes cuchillos. La sangre está por todas partes y el olor es intenso. No es apto para todo el mundo, pero inténtalo al menos.

Y la otra zona, señalada en el mapa, son varias calles donde se ubican tiendas de todas clases pero enfocadas a los locales: comida, muebles, cuerdas, pintura, utensilios de cocina, de campo... El alto ritmo y el bullicio dominan la escena. Es imprescindible formar parte de esta vida comercial al menos durante un buen rato.

Estatua Bahiravokanda Vihara Buda

El Buda que vigila la ciudad se puede ver casi desde cualquier punto de Kandy. Es posible llegar andando en unos 15 minutos de caminata. El camino es empinado pero está asfaltado y se intuye bien por dónde ir. La entrada cuesta 200 rupias. Desde arriba tendrás unas bonitas vistas de todo Kandy. Una vez subidas las escaleras hasta la base de la gran estatua, por la parte de atrás de la misma irás subiendo hasta los 26 metros de altura a los que está su cabeza.
Tendrás que dejar el calzado fuera y entrar descalzo. Existe una caseta para que te las cuiden por poco dinero pero nosotros lo dejamos en el lado contrario de la puerta de entrada. Puede que te las intenten esconder y que cuando bajes no estén donde las habías puesto.

¿Merece la pena? Creemos que sí, las vistas son bonitas, el precio es barato y el Buda en sí es enorme.

Tarifa Bahiravokanda Vihara Buda: 200 LKR
Horario: 8:30h – 18:00h

Bahiravokanda Vihara Buddha en Kandy (Sri Lanka)
Vista de Estatua Bahiravokanda Vihara Buda

Templo del diente de Buda

Jardines bien cuidados y al fondo un bonito templo al que podrás entrar previo pago de 2000 rupias. En la entrada se forman dos filas para dividir entre géneros antes de controlar que no lleves nada escondido. A las mujeres las meten en una cabina con cortinas negras para que no se las pueda observar.

¿Merece la pena? Bajo nuestro punto de vista es muy caro para lo que ofrece. Los jardines es lo que se ve desde fuera y el diente de Buda está metido en un cofre dentro de una caja y dentro de otro cofre que no podrás tocar y menos aún ver :)

Tarifa Templo del diente de Buda: 2000 rupias
Horario:
07:30h – 18:00h

Templo del Diente de Buda
Templo del Diente de Buda