Si eres de los que no quieren que les descubran nada antes de un viaje, no sigas leyendo este artículo. Nosotros somos de ésos, pero hay mucha gente que prefiere saberlo o que viaja a través de las palabras y fotografías.

  • Los filipinos adoran el karaoke. Les encanta cantar durante muchas horas ya sea en casa, en el restaurante, en la naturaleza y en locales comerciales que son exclusivamente para cantar. Incluso existe un canal de televisión dedicado en exclusiva al karaoke que se llama KTV.
  • En todos los núcleos residenciales y barrios hay canastas para jugar al baloncesto. Incluso en los pueblos más pequeños o en la playa. Es algo similar a lo que ocurre lo que ocurre en Suiza con las pistas de esquí y campos de hockey en invierno o en España con los campos de fútbol y frontones.
  • Se referirán a ti como Sir o Madam. Son gente muy amable y atenta, siempre dispuestos a ayudarte sin esperar nada a cambio y la educación forma parte de su forma de ser.
  • Entre ellos se llaman coloquialmente kuyanate entre ellos. Significa hermano/a.
  • La especie de murciélago más grande del mundo es de Filipinas, el zorro volador, que alcanza en algún caso el metro y medio de longitud. Sólo se alimenta de fruta así que no temas :)
  • Hay una hamburguesería Jolibee cada pocas calles y es incluso mas famosa que McDonalds. Como curiosidad, puedes pedir que te sirvan espaguetis con sabor dulce.
  • No se permite la adopción de niños si no estás casado. Para ellos, la estructura familiar es muy importante a la hora de conceder una adopción.
  • En Filipinas cuando te casas lo haces literalmente para toda la vida. El divorcio no está permitido en este país con lo que estarás casado para siempre con la misma persona.
  • En Filipinas coexisten más de 170 lenguajes aunque sólo el tagalo y el inglés son oficiales. Hay varios de estos dialectos que comparten palabras con el castellano debido a los más de 3 siglos de colonización. Es divertido escuchar palabras como vaso, caldero, cuchillo, cuchara... así como los números.
  • Hacen un gesto curioso cuando quieren decir que no: suben y bajan las cejas como si te estuvieran proponiendo algún asunto turbio.
  • Les encanta barrer todo lo que sea de su propiedad o lo sientan como tal ya sea la calle, la playa, la tierra...
  • Algunos filipinos, especialmente los que van en moto, se tapan la cara con pañuelos a modo de pasamontañas y se ponen gafas de sol. Parecen asaltantes pero tan sólo se están protegiendo del intenso sol.
  • Podrás ver a muchos hombres filipinos con las uñas pintadas de colores llamativos.
  • También como consecuencia del sol y el sudor que les produce, se ponen una toalla pequeña en el cuello y la parte superior de la camiseta para que empape la sudoración y no se manchen ni se moje la camiseta.
La pasión deportiva en Filipinas es el baloncesto
A los filipinos les encanta el baloncesto