En este artículo te vamos a dar unas pautas sobre los preparativos para hacer el Camino de Santiago.

Hay que seguir una máxima: el menor peso posible. Todo lo que sea llevar más de 7 kilos en la espalda te va a penalizar. Dicen que lo ideal es no llevar más de un 10% de nuestro propio peso. Ten en cuenta que vas a llevar una botella de un litro de agua, además de la comida. Es posible que llegues a sitios donde no haya supermercado así que te recomendamos llevar algo de comer como frutos secos o chocolate.

Calzado

Éste es un punto fundamental del que va a depender, en gran medida, lo bien o mal que pases físicamente el Camino.

Hay que llevar calzado para caminar y de descanso, que usarás cuando llegues a los albergues.

El Camino de Santiago será menos duro si eliges correctamente el calzado (Galicia)
El Camino será menos duro si eliges correctamente el calzado

Calzado para caminar

No lleves calzado recién estrenado. Si estás pensando en comprarte calzado para el Camino hazlo cuanto antes y úsalo todo lo que puedas hasta que llegue la fecha. Que esté bien domado por tus pies porque si no lo más probable es que lo pases realmente mal.

Dicho esto, puedes optar por botas o zapatillas de montaña. Cada uno tiene que elegir en base a sus gustos y tobillos. La ruta no tiene dificultad técnica pero son muchas horas. Nosotros somos más de botas ya que los tobillos sufren y éstas protegen de las torceduras. Pero también es cierto que unas botas dan más calor y es posible que te salgan más ampollas.

Una opción alternativa que algún peregrino utiliza es llevar zapatillas deportivas que son más ligeras pero con unas suelas poco preparadas para tanto kilómetro. Nosotros no aconsejamos esta opción.

Un ejemplo de botas que cumple con todas las características: The North Face Hedgehog Hike Mid GTX. Con la membrana Gore-Tex que las hace impermeables y transpirables. Y con suela Vibram para hacerlas antideslizantes.

Versión hombre Versión mujer
                            


Y un modelo de zapatillas para hombre que cumple con todas las características: Merrell Moab 2 GTX. Igual que las botas, tienen Gore-Tex para impermeabilizar y Vibram para hacer la suela antideslizante.

Versión hombre Versión mujer
             

Calzado de descanso

En cuanto al calzado de descanso, lo mejor es unas sandalias de las que sujetan el tobillo. Evita las de dedo ya que se camina mucho peor con ellas y tus pies no estarán en las mejores condiciones al final del día. Las sandalias, además, te servirán para ducharte.

Mochila

Dependiendo de la temporada en la que vayas necesitarás una mochila distinta.

Buen clima

Puesto que el peso va a ser mínimo, una mochila de 40 ó 45 litros será más que suficiente para llevar todo si lo haces con buen clima.

Los requisitos imprescindibles son refuerzos acolchados en hombros y espalda, ajustes en cintura y pecho así como la altura según la persona y, por supuesto, comodidad. También tendrán que tener varios bolsillos para separar comida y agua de la ropa, por ejemplo, o la documentación y el dinero.

Un modelo de mochila resistente a precio asequible: Highlander RUC180-RD Discovery. Tiene 45 litros y todas las características que hemos nombrado, incluida la funda de lluvia. Te servirá para tus futuros viajes de mochilero. Teniendo en cuenta los precios que tienen las mochilas, es una gran opción.

Si tienes una más grande pero cómoda y ajustable también te sirve, no te compres otra. Lo único es que irá más vacía.

Invierno

Si vas en invierno, necesitarás una de 50 ó 60 litros con los mismos requisitos de refuerzos acolchados en hombros y espalda, ajustes en cintura y pecho así como comodidad. También tiene que tener buena accesibilidad con al espacio central ya que llevarás más cosas y necesitarás rapidez.

Un modelo de este tamaño es la mochila Mountaintop. Como siempre, buscamos un precio asequible con la resistencia del material. Tiene todas las características que te comentábamos e incluye la funda de lluvia.

Saco de dormir

Dependiendo de la época en la que vayas necesitarás un saco con diferente temperatura confort. Eso sí, siempre hay a tener en cuenta el peso y el tamaño. Usa cada saco en su época atendiendo a su temperatura porque si no lo pasarás mal ya sea por frío o por calor. Y para invierno necesitarás uno de 0 grados o menos.

Verano (junio - septiembre)

Un saco con temperatura confort 15 grados es más que suficiente. Un saco que cumple es el Camtoa Ultralight, es muy ligero y compacto, perfecto para llevar en la mochila.

Primavera y otoño (marzo-mayo y octubre-noviembre)

Te servirá uno de entre 5 y 10 grados lo más compacto y ligero posible. La mejor opción que hemos encontrado es el Millet Baikal 750 Regular cuya temperatura confort se sitúa en 6 grados.

Invierno (diciembre-febrero)

La época más fría requiere un saco de 0 grados o inferior. Un modelo de saco muy ligero (800g) con temperatura confort de -5 es el Salewa Spice 8.

Ropa

Buen clima

  • Dos camisetas, dos pantalones, 2 juegos de ropa interior, nada más. El método diario será el de llegar al albergue, ducharse, ponerse ropa limpia y lavar la que has usado ese día. Por tanto, no lleves más ropa porque al final cada gramito extra a las espaldas lo vas a notar. Dependiendo de la temporada en que lo hagas y tus gustos, puedes meter camisetas y pantalones cortos o largos. En cuanto a los calcetines, existen unos antiampollas con refuerzo en los puntos donde más se sufre.
  • Bañador. Cruzarás ríos donde darte un chapuzón y quitarte el sudor de encima. Lo puedes usar de pijama para ahorrar espacio y peso.
  • Chubasquero. Lloverá, en Galicia siempre llueve. Necesitas también cubrir la mochila. Si tiene funda impermeable, puedes llevar un chubasquero individual para ti. Si no, puedes llevar un poncho que no es más que un plástico gigante que te pones sin quitarte la mochila, cubriendo todo.
  • Gorra/sombrero y gafas de sol. Si vas a hacer algún tramo en Castilla y León, el sol pega fuerte con lo que te protegerán en tu caminar.

Invierno

  • 2 camisetas térmicas y pantalón térmico.
  • 2 camisetas, 2 pantalones y 3 juegos de ropa interior. Los calcetines tienen que ser invernales. Hay que llevar más ropa interior ya que no secará todos los días.
  • Forro polar con membrana Polartec.
  • Anorak o cortavientos. Necesitarás protegerte de lluvias intensas y vientos muy fríos. La mochila tiene que llevar su funda impermeable o usar un poncho por encima del anorak.
  • Braga para el cuello con membrana Polartec.
  • Guantes.

Botiquín e higiene personal

  • Cepillo y pasta de dientes.
  • Desodorante. Por favor, que no se te olvide o si no los demás peregrinos lo pasarán mal :)
  • Toalla de microfibra.
  • Jabón tipo lagarto. Te servirá para lavar la ropa pero también te recomendamos usarlo para la ducha. Ahorrarás espacio y dinero.
  • Protector solar y crema hidratante. Vas a necesitar ambas. Calcula cuánto vas a necesitar para los días que vas a emplear y echa una cantidad algo superior en 2 botes, para no llevar peso innecesario. La crema hidratante tiene una doble función, no sólo hidratar, sino también para las posibles rozaduras por la mochila o se irritan los pezones.
  • Tiritas, Betadine, aguja e hilo. Te servirán para curar heridas, rozaduras y ampollas. Hay unas tiritas de silicona que se ponen para los sitios donde la zapatilla o bota te hace rozadura, son como una segunda piel y funcionan de maravilla aunque son algo caras. La aguja y el hilo es para explotar las ampollas y vaciarlas el líquido para que se curen antes pudiendo seguir caminando al día siguiente.
  • Ibuprofeno. Te puede salvar un día de fiebre o de dolor en las articulaciones.
  • Si se te resecan o cortan los labios con frecuencia, lleva cacao.

Otros elementos

  • Botella de aluminio para el agua. Encontrarás muchas fuentes por el Camino con un agua buenísima y fresca con lo que podrás rellenarla además de ser ecológico sin utilizar plástico.
  • Pinzas para tender la ropa.
  • Imperdibles por si se rompe el chubasquero o algún apaño rápido.
  • Alguna bolsa de plástico para guardar cosas mojadas, por ejemplo.
  • Teléfono y cámara, si te gusta la fotografía, con sus cargadores.
  • Documentación. Llévalo en una bolsa de plástico con cierre hermético para evitar que le llegue el agua.
  • Tarjeta de débito/crédito y algo de dinero en efectivo. Recuerda que gran parte del recorrido se hace por entornos rurales donde no hay cajeros ni aceptan pago con tarjeta.
  • Un rollo de papel higiénico.
  • Juego de cubiertos. Un cuchillo o navaja te vendrá bien para abrir envases o cortar el pan. Si vas a cocinar, una cuchara o tenedor te será útil.
  • Bastones telescópicos. Si estás acostumbrado a usarlos te vendrán muy bien, aunque la ruta no tiene ninguna dificultad técnica. En caso contrario, te pueden estorbar más que ayudar. Muchos peregrinos los llevan.
  • Esterilla. Sólo si vas en año Xacobeo o tu intención es llegar a Santiago el día 25 de julio de cualquier otro año y sois más de 5 personas, es posible que algún día te toque dormir en el suelo de un polideportivo.

Credendial

Es una especie de pasaporte que acredita que estás realizando el Camino de Santiago y te permitirá hacer noche en los albergues públicos. Es en esta Credencial donde nos van poniendo los sellos según pasemos por los sitios y al llegar a Santiago la presentarás para que te den la Compostelana: el documento que verifica que has recorrido al menos 100km a pie o 200km en bici o a caballo.

Se puede conseguir antes de partir en diferentes asociaciones autorizadas o en las Cofradías del Apóstol Santiago. En la página oficial tienes el listado: https://oficinadelperegrino.com/ufaqs/donde-consigo-la-credencial-del-peregrino/

Tienes la opción de conseguirla cuando empieces el Camino ya que en muchos albergues públicos las tienen. El precio suelen ser 2€.

Credencial del Camino de Santiago llena de sellos (Galicia, España)
Credencial del Camino de Santiago llena de sellos

Preparación física

Basta con ser una persona sana. En la ruta podrás tener sobre todo dos problemas: el dolor de espalda y el de pies. Y la única manera de entrenar es salir a caminar con una mochila cargada con el calzado que vas a utilizar en el Camino. Si estás habituado a andar aunque no con peso, vas a terminar sin problema aunque el peso te puede hacer sufrir más de lo esperado. El Camino es muy flexible en cuanto a que hay albergues cada pocos kilómetros y cada día puedes adaptar tu ruta a tu estado físico. El paso de los días te va dando fondo y fuerza. Siempre hay peregrinos con lo que no estarás solo en ningún momento. Sufras lo que sufras, vas a vivir una gran experiencia.