En la ruta por la zona norte de Gran Canaria tienes opciones de bañarte en el mar así que no olvides tu bañador y demás utensilios o te quedarás con las ganas.

Arucas

La Parroquia de San Juan Bautista de Arucas (Gran Canaria)
La Parroquia de San Juan Bautista de Arucas

Esta población está a unos 15 minutos en coche de Las Palmas de Gran Canaria. Según te acerques, verás su parroquia gótica de San Juan Bautista de Arucas. Es sin duda lo más destacado del lugar y destaca en el conjunto del pueblo. Merece también la pena dar un paseo por las calles aledañas, con casas pintadas, plantas, terrazas donde tomar algo...

También puedes visitar la fábrica del ron Arehucas si te gusta este ron donde podrás conocer el proceso de elaboración y degustar distintos tipos de ron. La entrada son 3,5€.

Para aparcar, justo al lado de la catedral hay un aparcamiento gratuito aunque suele haber "gorrillas" que te piden dinero por indicarte donde aparcar.

Teror

Plaza principal de Teror (Gran Canaria)
Plaza principal de Teror

El siguiente pueblo es Teror al que se llega por una carretera de curvas en continua subida tras unos 20 minutos de subida. Está enclavado en la sierra con lo que sus calles tienen bastantes cuestas. Ve directamente al centro donde hay varios aparcamientos gratuitos como el que te marcamos en el mapa. Sus calles son de estilo colonial con mucho colorido, balcones y plantas. Todo muy bien cuidado. Puedes entrar en la iglesia o comer en alguno de sus restaurantes.

Ubicación del aparcamiento arriba a la derecha y marcado con el círculo rojo, la zona centro (Teror, Gran Canaria)
Ubicación del aparcamiento arriba a la derecha y marcado con el círculo rojo, la zona centro de Teror

Agaete

Los acantilados de Agaete (Gran Canaria)
Los maravillosos acantilados de Agaete

Un lugar de costa, alejado de las masas de turistas, con bonitas calles y restaurantes donde sentarte a la orilla del mar a comer pescado del día.

Tiene un paseo marítimo en cuyo extremo norte hay unas piscinas naturales entre las rocas donde han puesto escaleras para bajar y subir al agua. Es totalmente seguro y apto para niños. Además hay zona para tomar el sol. También tienes una playa natural en el extremo sur del pueblo donde no hay olas ya que el puerto las bloquea. Es como bañarse en un lago. Desde ahí tienes buenas vistas hacia los acantilados, incluido el lugar donde estaba el Dedo de Dios: una formación rocosa en forma de columna que se vino abajo en una tormenta tropical en 2005. Hay varios letreros que lo recuerdan y que te enseñan la forma original.

Las calles de la zona marítima son empedradas, con las casas pintadas en blanco y azul. El ambiente del pueblo, al menos en temporada baja, es un remanso de paz.

Para comer, nosotros estuvimos en el restaurante La Diosa del Mar y os lo recomendamos. Parrillada de pescado del día por 25€.