Si vas a acampar o dormir en un lugar sin mantas ni sábanas, vas a necesitar un saco de dormir. Dependiendo del tipo de viaje y de la temperatura que haya por las noches tendrás que elegir uno u otro.

Siempre hay que buscar el menor peso y tamaño del saco en su funda sin bajar la calidad. No hay peor sensación que dormir sin el saco adecuado. A nosotros nos pasó en nuestro primer viaje por Argentina. Íbamos a estar a temperaturas de 25 ºC en el norte pero cuando fuimos a la Patagonia descendimos a 0 ºC. Llevábamos un saco de 10 grados que no fueron suficiente para estar a gusto. La primera noche de nieve no pudimos dormir dando vueltas todo el rato por la sensación de frío. Las siguientes noches las hicimos en hostels. A partir de ese viaje, siempre llevamos sacos para la temperatura más fría a la que vamos a estar.

No olvides que para aislarte del suelo también necesitarás una esterilla.

Tiempo cálido (noches >10C)

Un saco fino es suficiente para este tipo de noches. Más barato y más ligero. Se utiliza para zonas de playa o de interior pero suaves donde la temperatura no baja apenas de noche.

Te recomendamos el Camtoa Ultralight que es muy ligero y compacto, perfecto para llevar en la mochila.

Tiempo medio (noches entre 0 - 10C)

Gran parte de los viajes se hacen a estas temperaturas y es un saco muy útil que vas a usar mucho en el futuro. La temperatura no es tan desagradable. Es algo más caro por ser más técnico.

La mejor opción que hemos encontrado es el Millet Baikal 750 Regular cuya temperatura confort se sitúa en 6 grados.

Tiempo frío (noches por debajo de 0C)

Dormir en tienda por debajo de 0 grados es duro si no tienes un buen saco que aguante la temperatura de tu cuerpo. Si hace viento, disminuye aún más la sensación térmica. Para este tipo de viaje te recomendamos un saco muy ligero (800g) con temperatura confort de -5. Se trata del Salewa Spice 8. No es barato pero los sacos de estas temperaturas son mucho más técnicos.