Aunque suene a excusa, nosotros nos colamos por casualidad en las Cuevas de Dambulla y aquí te vamos a contar cómo.

Nuestro alojamiento estaba en las afueras del pueblo pero muy cerca de la entrada al recinto de las Cuevas. Siguiendo un mapa, subimos por una carretera que nos encaminaba hacia allí pero sin saber que lo que estábamos haciendo era evitar la entrada principal y dar a una puerta trasera donde había algún coche aparcado que conocían la trampa.

Interior de una de las Cuevas de Dambulla (Sri Lanka)
Interior de una de las Cuevas de Dambulla

Una vez cruces esa puerta, tan sólo sigue las escaleras hasta llegar a la zona donde tienes que descalzarte. Podrás dejar las zapatillas al cuidado de los guardas por unas rupias, o bien, dejarlas en algún montón que veas. No se las van a llevar pero pueden esconderlas tal y como te contamos en los consejos para viajar por Sri Lanka

 La entrada principal donde se abona la entrada queda en el Golden Temple. El trayecto en rojo de la carretera lateral termina tras 10 minutos caminando en la puerta por la que se puede entrar sin pagar. Dicha puerta estaba cerrada cuando llegamos nosotros pero si caminas 2 metros hacia la izquierda, encontrarás el paso por un hueco en el pequeño muro de piedra. Lo verás fácilmente. Ya sólo queda subir las escaleras por el camino hasta dar con las Cuevas donde ya nadie os pedirá el ticket.