Malasia es un país no muy transitado, en el que no paran muchos viajeros por estar un poco a la sombra de Tailandia. Sin embargo, nos puede dar grandes momentos con islas de ensueño y rincones que te atraparán hasta querer quedarte a vivir por un tiempo.