Tal y como os recomendamos en los consejos para recorrer Jerusalén, lo mejor para orientaros en esta ciudad abrumadora y laberíntica es empezar por el Santo Sepulcro y el Muro de las Lamentaciones. Así que vamos a empezar a explicar esos dos míticos puntos. Al final del artículo hay un mapa con todos los puntos indicados.

Nuestra recomendación de alojamiento económico en Jerusalén

Santo Sepulcro

Este fascinante templo es una mezcla de varios estilos. Cuando lo recorras, y hay que hacerlo, te darás cuenta de los contrastes entre estilos arquitectónicos. No hay otro ni siquiera parecido en el mundo. Tenemos dentro varios puntos sagrados para la religión católica. Se trata del lugar más sagrado del mundo para la mayor parte de los sectores que componen el cristianismo.

Según entras a la derecha tienes unas escaleras que te suben al lugar donde está el hueco en el que clavaron la cruz de Jesús al crucificarle. Puede que tengas que esperar unos minutos de cola. Una vez visto, si vuelves a bajar a la entrada y esta vez sigues de frente verás en el suelo una piedra rectangular y plana donde la gente se arrodilla y frota sus telas y amuletos. Es el lugar donde colocaron a Jesús tras bajarlo de la cruz. Si sigues hacia la derecha verás el lugar más sagrado: el Santo Sepulcro. Se trata del lugar donde fue enterrado Jesús y dónde tras 3 días, resucitó. El fervor de la gente impresiona. Las colas para el santo sepulcro y para el hueco de la cruz son largas, especialmente el primero. Ve sin prisa y en horas dónde pueda haber menos afluencia como las tempranas (nosotros fuimos a las 8.30 y no había nadie) las de la comida y las últimas. La entrada es gratuita.

Cúpula del Santo Sepulcro
Cúpula del Santo Sepulcro, Jerusalén

Muro de las Lamentaciones

Uno de los puntos álgidos de esta milenaria ciudad. Un sitio impactante por la fe y la disciplina con la que acuden allí los judíos. Se tiran horas delante del muro murmurando. No se les puede oir pero con sólo ver su cara y sus gestos corporales te das cuenta de lo que supone para elos. No cierra nunca y tiene siempre actividad, las 24 horas del día. Si vas en Sabbath verás a una multitud que lo llena.

Es, seguramente, la zona más securizada de Jerusalén. Tendrás que pasar un control de metales para acceder. Las mujeres a día de hoy tienen en una zona separada y mucho más pequeña que de la de los hombres aunque se supone que van a unificarlo en breve. La entrada es gratuita pero tendrás que ponerte un Kipá si eres hombre para cubrirte la cabeza. Tienen para los turistas unos de tela que deberás devolver al salir. En la zona cubierta del muro que está a la izquierda en el sector masculino también podrás entrar, si eres hombre. Allí, al fondo, probablemente verás a niños aprendiendo la religión sentados como si estuvieran en clase.

Muro Lamentaciones Jerusalén
Fieles rezando en el Muro de las Lamentaciones

Templo del Monte, Explanada de las Mezquitas

La cúpula dorada, Dome of the Rock, es una de las imágenes más características de Jerusalén. El recinto es un remanso de paz dentro de la ciudad vieja de Jerusalén. Un lugar donde además de las mezquitas, hay escuelas musulmanas, restos arqueológicos y arboleda abundante que te da la impresión de estar en otra zona completamente distinta. La mezquita de Al-Aqsa es el lugar donde el profeta Mahoma ascendió al cielo. Se trata del segundo lugar más sagrado del mundo para la religión musulmana, por delante del cuarto más sagrado que se encuentra a pocos kilómentros.

Mezquita de Al-Aqsa, Jerusalén
Mezquita de Al-Aqsa

Sólo hay una entrada para los no musulmanes. Es la que hay al lado del muro de las lamentaciones. Te la marcamos en el mapa. Si intentas acceder por otra, los militares israelíes te dirán que no puedes simplemente. Tendrás que pasar un control de seguridad para entrar y puede que alguna que otra pregunta. Al interior de las mezquitas no se puede acceder. El horario para los no musulmanes es de 7.30 a 10.30 y 12.30 a 13.30. La entrada es gratuita.

Iglesia donde nació la Virgen María

Camino de la Puerta del León en la zona sur de la Ciudad Vieja, encontrarás a mano izquierda una iglesia donde puedes entrar sin pagar y bajar a ver el lugar de nacimiento de la Virgen María. Es una pequeña galería de cuevas que sin, ser espectacular, es curioso de ver y sobre todo no tiene apenas gente.

Mirador Rehav'am

En la ladera del Monte de los Olivos hay un mirador con vistas geniales sobre la ciudad. Los mejores momentos, son el atardecer y en plena noche. Puedes pasear por allí sin problema aunque esté oscuro y solitario. Es muy seguro. Desde allí podrás ver toda la Ciudad Vieja, los cementerios judíos y la Ciudad de David. De hecho, al atardecer verás a judíos paseando por sus cementerios. Una imagen que merece la pena.

Mirador rehavam en Jerusalen (Israel)
Vistas desde el mirador de Rehav'am

Museo Yad Vashem

Es el mejor museo del mundo en cuanto a lo que al Holocausto se refiere. Tiene documentos, material físico y fotográfico de gran valor. Podrás hacer un recorrido por el origen del antisemitismo, la llegada  al poder de Hitler, la "solución final", la vida en los  guetos,  el avance de la guerra, el trato que otros países les daban a los judíos que pedían asilo... Es duro y te remueve por dentro ver la persecución, el sufrimiento, la aniquilación a la que estuvieron sometidos. Es una visita muy recomendable para ponerse en situación.

La entrada es gratuita aunque puedes alquilar la audioguia por 25 shekkels. La hay en español. No hay descuento de ningún tipo. Todo lo que la audioguía narra es de gran importancia, es recomendable.

Tienes guarda-equipaje gratuito por si fueras directo luego al aeropuerto.

El museo se encuentra a las afueras de la ciudad y para llegar lo mejor es usar el Tram hasta la parada final Mount Herzl por 5,80 shekkels el trayecto. Se tarda unos 30 minutos en llegar. Si quieres ir andando es muy sencillo pues sólo tienes que seguir el recorrido del Tram. Te llevará algo más de hora y media.

The Shuck

Se trata de un mercado fuera de la Ciudad Vieja, cerca de la estación central de autobuses donde los autóctonos y extranjeros se mezclan para comprar en sus coloridos puestos de dulces, frutas, carnes, bebidas e incluso algunos de recuerdos. Si quieres comprar algo de comer, es el lugar perfecto pues no tendrás que regatear para pagar el precio justo de las cosas.

De noche, al cerrar los puestos de alimentos, el mercado se convierte en un pequeño barrio donde ir a tomar un vino o una cerveza o también ir a cenar a una de sus múltiples opciones. Como habrás notado, son totalmente distintas la vida diurna y nocturna del mercado.

Mercado de Jerusalen
The Shuck, el mercado de Jerusalén

Barrio de Meah Shearim

Si te apetece dar un paseo por un barrio judío muy religioso, ve a Meah Shearim. Es una zona con mucha gente andando por las calles. Todos los hombres vestidos de negro con sombrero y los rulos de pelo cayendo a ambos lados de la cabeza, mientras que las mujeres van con falda negra por debajo de la rodilla y el pelo recogido. Puede que si eres chica te miren mal si no vas como ellas, pero no te dirán nada. En general, son gente cerrada que no quiere molestar ni ser molestada. No esperes establecer una conversación con ellos. La sensación es la de estar en una gran ciudad donde cada uno tiene su vida y no repara en la de los demás.

La ciudad de David (City of David)

A las afueras de la ciudad antigua se encuentran las ruinas de lo que se cree que fue el núcleo urbano original de la propia Jerusalén en sus inicios. Ahora es un lugar protegido en el que tendrás que pagar una entrada de 65 shekkels. Si te gustan las cuevas, una vez que hayas visto las ruinas adéntrate en los túneles de agua. No están iluminados pero con un teléfono o una linterna puedes recorrerlo sin problemas. Te llegará el agua por encima de las rodillas en algún punto pero son totalmente seguros y no hay opción de pérdida. A nosotros nos pareció muy divertido recorrer los 900 metros de túnel.

Recuerda que puedes obtener precio estudiante con sólo decir que lo eres.

Tarifa: 65 shekkels

Los jardines de Getsemaní

Camino del mirador de Rehav'am, en las afueras de la Ciudad Vieja de Jerusalén, está Getsemaní, el lugar donde Jesús oró la noche de la traición y su arresto. Supuestamente los olivos que ahora mismo hay allí son los mismos que están descritos en la biblia, pues son milenarios. En la iglesia que hay dentro del recinto, verás el trozo de roca donde pasó la noche Jesús y donde fue arrestado.

Olivos de Getsemaní
Olivos de Getsemaní

Mapa con la ubicación de los puntos de interés