Florianapolis, o Floripa como se conoce comúnmente, es uno de esos lugares mágicos para los mochileros donde su magia te atrapa y hace que te quedes días y días allí. El buen rollo y buena onda se extiende por toda la isla donde mochileros, surferos y locales se mezclan en un entorno de playas y vegetación virgen.

Para llegar hasta aquí hay vuelos baratos desde varias ciudades de Brasil como Sao Paulo y Rio de Janeiro. También puedes llegar en bus nocturno desde Curitiba o Sao Paulo aunque no te podemos dar más datos porque nosotros no lo usamos.

El alojamiento donde nos quedamos nosotros es un hostel con piscina, desayuno genial y el personal con más buen rollo que hemos visto nunca. Está bien situado para ir desde el aeropuerto incluso andando si te apetece una caminata de una hora y 20 minutos.

Nuestra recomendación de alojamiento económico en Floripa

Praia da Lagoinha Leste

Vista de la Praia de Lagoinha Leste desde la senda para llegar (Floripa, Brasil)
Vista de la Praia de Lagoinha Leste desde la senda para llegar

La mejor playa de Florianapolis sin duda: ancha, larga, rodeada de naturaleza... Sólo se puede llegar a ella en barco desde Pantano do Sul por 35 reales o caminando unos 50 minutos de subidas y bajadas. Por eso es tan especial, la gente prefiere las playas a las que se pueda llegar con el coche.

Es buen lugar para acampar, siempre hay tiendas allí. Tienes que llevar agua y comida aunque por el día tienen un pequeño chiringuito para comprar cerveza, agua y refrescos pero es caro (la Bohemia a 10 reales). Puedes hacer fuego, no está prohibido siempre que tengas cuidado.

Puedes subir a la colina que hay en la zona sur en unos 30 minutos. Las vistas merecen mucho la pena y las fotos que puedes tomar allí más pues hay unas rocas salientes donde puedes ponerte y parece que vayas a saltar al vacío.

Dunas de Joaquina

Tablas para hacer sandboard en las dunas de Joaquina (Floripa, Brasil)
Tablas para hacer sandboard en las dunas de Joaquina

Quizás es el lugar más conocido de toda la isla. Al norte de la playa de Campeche hacia el norte llegarás a una zona de dunas altas como si del Sahara se tratara. Allí alquilan tablas para hacer sandboard (snowboard en la arena). Los precios suelen estar sobre los 30 reales/hora.

Además podrás pasar un buen día de playa. 

Lo mejor para llegar es ir andando por toda la playa. Desde el hostel que te recomendamos hay una hora y media más o menos pero merece la pena recorrer toda la playa. A la vuelta puedes volver andando por entre las dunas, te dará la impresión de estar en otro lugar totalmente diferente.

Praia do Campeche

La tranquilidad de la Praia de Campeche (Floripa, Brasil)
La tranquilidad de la Praia de Campeche

Es la más cercana al hostel. Tan sólo tienes que caminar 20 minutos. Nosotros estuvimos en carnaval. Era una playa tranquila con una mezcla de ambiente surfero y reagge.

Otras playas

Hay bastantes más playas que puedes visitar como la de los Ingleses, de la Galheta, de Barra da Lagoa... Las opciones son muchas y siempre playas vírgenes donde disfrutar de la naturaleza, el sol, la gente...