Este territorio senegalės es muy bonito y verde a la par que curioso y distinto del resto del país. Tiene mucha presencia militar e inestabilidad social. En este artículo tienes algunos datos que te aconsejamos leer si quieres viajar a esta zona.

Disfrutar de la vida náutica de Ziguinchor

La capital de la Casamance, Ziguinchor, es un lugar que no ha sucumbido al turismo. Calles con bonita y antigua arquitectura colonial, con sus viejos coches, sus vendedores callejeros y su actividad relacionada con el río. Pero de momento es muy tranquila, nada del bullicio de Dakar. Es candidata a ser una ciudad turística en pocos años con buenos pavimentos, casas remodeladas, tiendas de regalos y agencias turísticas así que te recomendamos ir antes de que esto suceda.

Existen varias opciones de alojamientos a la orilla del río, te contamos el hostel más económico que encontramos.

Nuestra recomendación de alojamiento económico en Ziguinchor

Recorrer el río en canoa

En Ziguinchor encontrarás a varios lugareños encantados de llevarte en su embarcación por el Cassamance, un río muy ancho que da nombre a toda la región. La duración y el coste los tendrás que negociar con tu barquero o intermediario. Nosotros lo mas barato que conseguimos fueron 3 horas por 10000 cefas por persona siendo solo dos personas en la barca. Nos habría costado 8000 cefas si hubiéramos encontrado a dos más. 

Merece la pena. Durante el recorrido verás delfines con los que quizás tu patrón te deje tirarte a nadar. Nosotros no lo hicimos ya que en México habíamos nadado con ellos en el océano Pacífico. También podrás contemplar muchos tipos de aves como los flamencos, así como ostras que se agarran a los manglares. Te cruzarás con pescadores locales faenando con curiosas costumbres y con los pequeños poblados que montan en las orillas. Y todo ello en una silla que para ser solo de madera es cómoda. 

Canoa por el río Casamance en Senegal
En esta canoa recorrimos un tramo del río Casamance

Cap Skirring

La zona de playa de Casamance. Si Ziguinchor era una ciudad con poco turismo, Cap Skirring es todo lo contrario. Esto implica mucha gente, mucho vendedor, no poder dar un paseo tranquilamente por la playa...

No esperes playas espectaculares aunque sí son las mejores playas del país. Son de arena dorada y muy largas pero las aguas y el entorno no son paradisíacos. Si quieres playa, no dudes en ir a visitarla.

El puerto bien merece una visita para ver la actividad de los pescadores cuando a la tarde llegan todas las embarcaciones cargadas de la pesca del día. La venta de pescado, la afluencia de la población y el ajetreo existente bien merecen ser observados.